Explorando

Siempre quedarán las vías alternas.

Anuncios

Esperando a 8 y 9

Habían llegado 6 pero sólo había café para 2. Dicen que un rato serán 8 ó 9. Cuando lleguen 2 ó 3 más va a ser una paranoia… sobre todo, para los que ya están.

Momentos antes…
1 y 2 se miraron mientras los demás charlaban.
– ¿Nos sentamos todos alrededor de la mesita y repartimos lo que hay? – dijo 1 mirando la jarrita humeante.
– No seas cutre. No hay para todos.
1 miró a su alrededor.
– Bueno… supongo que ninguno estaría contento de todas maneras con tan poquito.

La clave estaba en mantener a los demás distraídos. Luego, debían hacerles creer que eran necesarios e importantes. 2 dio un codazo a 1:
– Pon a 3 y a 4 a servir. 5 y 6 pueden sentarse a hacer ganchillo.
– ¿Ganchillo?
– El mantel y las servilletas se verán preciosos cuando nos tomemos el café – 2, contento, guiñó un ojo a 1. 1 suspiró negando con la cabeza y resignado.
Y así lo hicieron… Aunque 3, 4, 5 y 6 no terminaban de tener claro que eso fuera lo más justo, el ver todo decidido y en ejecución les hacía mucho más duro pensar en enfrentarse a 1 y a 2. Y les habían invitado a todos a tomar ese café… aunque no estaban todos degustándolo, se sentían parte de toda esa ceremonia.

Hasta que después de un buen rato, 4 pensó que además de olerlo quería probar una gota y 5 sugirió que sería bueno sirviendo. Se hizo un pequeño silencio.
Y entonces la puerta se abrió.
3, 4, 5 y 6 se frotaron las manos. 1 y 2, con sus tazas en alto, miraron al rellano algo acojonados.
7 había llegado. Corría el año 2011.

En 2045, se estima que seremos 9 mil millones de habitantes en el planeta

De relojes y preámbulos

Lola sale de la ducha reliada en una toalla blanca. Alarga la mano hacia el estante.
1235. Rojo. El dedo siempre se desliza donde no debe cuando tienes prisa.
1232. Verde. Ahora sí.
Actualizar. ¿Cómo no ha podido caer aún?
Quizá lo ha mandado al otro correo.
El dedo salta por la pantalla. Se desliza hacia abajo.
Tampoco.
Se supone que me lo iba a mandar hace media hora. No llego.
Suspiro.
No debería haber aceptado. Le da igual.
Bloqueo.

Lola mira al vacío mientras se sube las braguitas negras.
1232. Verde. Salto, desliz, salto.
Última vez hoy a las 20:06.
Son las 20:07. Joder, me lo podía haber mandado ya.

Lola alarga la mano hacia el estante. Suelta.
Se abrocha el sujetador. Mete el vestido por la cabeza. Negro y largo.
Podría llamarle. No, bueno… voy a parecer desesperada.
Si en 15 minutos no dice nada, no voy. Esto no es serio.

Lola se cepilla el pelo. Línea. Color. Bip-bip. Rímel. Bip-bip.
POR FIN. Sonríe de oreja a oreja y alarga la mano.
1232. Verde. Felipe Trabajo ha compartido su ubicación con usted. Lola tiene la cabeza ligeramente ladeada.
Salta una imagen: Felipe Trabajo. Ring-ring-ring. Sonríe emocionada.
Contestar o rechazar. Verde.
– Sí, sí. Tranquilo (pausa). Qué vaaa… si he estado arreglándome tranquilamente. Ya ni me acordaba que me lo tenías que mandar. Ahora nos vemos.
Lola acaricia la pantalla.

Y el smartphone va a su funda.
Y la funda al bolsillo lateral del bolso.
Y el bolso va al hombro.
Y el hombro es parte de Lola.
Todos salen contentos a la calle.

Porque ya no se da cuerda pero se recarga.
Porque ya no se ata a la muñeca pero siempre acompaña.
Porque sigue siendo necesidad, obsesión y una parte precaria de nosotros mismo.
Porque ya lo dijo Cortázar.

Cuatro esquinitas

Desde la habitación se oyen las voces de la mamá y la hija.
-Hoy no quiero irme a la cama. No tengo sueño.
-Martita, hoy no vas a tener pesadillas. Ya verás.

Uno, Dos, Tres y Cuatro esperan dentro.
-Pero, ¿no me había pedido hoy a los pies? Estoy harto de estar aquí subido… parece que no, pero la lámpara esta me quema- Uno se cruza de brazos mirando a Tres. Dos suspira mientras corta el aire con una espada de luz y le reprende sin mirarle: -Es imposible que eso te queme, Uno… eres etéreo.
-Tú por lo menos tienes tu espada y puedes zurrar al de las pesadillas si viene. Yo casi prefiero quedarme a los pies, así puedo sentarme a descansar… que los turnos de esta niña cada vez duran más y por días son más aburridos-, Tres quita una pluma de la colcha y sopla. Mira hastiado como vuelve a caer en el mismo sitio.
-Si hubieras cumplido ayer con lo que tocaba te hubieran dejado traer la tuya- contesta Dos mientras sigue dando espadazos al aire.
-Es que la luz se me apagó… Le puede pasar a cualquiera.
Cuatro entra como un torbellino y sube a la cama emocionado.
-Shhhh, que ya vienen, que empieza nuestro turno. Trae el osito para que nos haga compañía.

Mamá entra en la habitación arrastrando a Marta que entrecierra los ojos.
Marta entra en la habitación arrastrando a su osito que no puede cerrar los suyos.
Los cuatro van tomando posiciones, cada uno sube a una esquina distinta. Mamá mientras va arropando a Marta subiéndole la sábana hasta la barbilla. Las dos recitan en voz baja:
-Cuatro esquinitas tiene mi cama, cuatro angelitos que me la guardan, ángel de la guarda, dulce compañía, no me desampares, no me dejes sola ni de noche ni de día, que me perdería.

Y mamá sale del cuarto en silencio mientras Cuatro mira con ternura a Marta con su osito, Uno y Tres se pelean por un sitio a los pies de la cama y Dos levanta su espada. Y es que, si al de las pesadillas le da por venir esa noche, el viaje será de vuelta… la espada hoy sí brilla.

La fila 13 de los aviones

Estás como la fila 13 de los aviones,
Como el olor a azahar en el mar.
Estás como el picudo en las palmeras,
Como el cuerpo de la Esperanza bajo la tela.

Porque sería hermoso el Atlántico oliendo a azahar,
Y evitar quebraderos numerales que solo roban tiempo.
Porque sería hermoso que las mismas palmeras estuvieran,
Y que la Esperanza no cupiera en una maleta, por trozos.

Porque sería hermoso… y aliviaría.

“¡Hoy las patatas, hoy el Papi!”

La voz de El Papi es un boomerang sonoro en la playa de El Puerto. Resuena desde hace años y nunca va más allá de los pisos, nunca va más allá las rocas de La Calita.

El Papi es un señor que sólo sabe tres frases:
1. “Hoy las patatas, hoy El Papi” (porque vende patatas fritas en bolsa),
2. “El Papi, el auténtico, el del Buzo” (porque sólo hay uno y se pasea por la playa de El Buzo),
3. “Qué alegría de verano, qué alegría” (porque trabaja cuando hace calorcito y las playas se llenan de gente).
A veces también dice: “Hoy las patatas, Paaaaaaapiiiiiiiii”, pero como es una variación de la primera, no cuenta.

El Papi es un señor muy morenito, tanto, que yo creo que en verdad es negro, negro; de África por lo menos. Y sólo viste de blanco y cuando sonríe, la camisa de mangas largas se refleja en sus dientes… o quizá se los ha blanqueado. Y es que a El Papi le ha tocado la lotería. O al menos eso dice la gente por la playa. Cuando toca la lotería (aunque a mí no me ha pasado nunca) me imagino una piscina llena de monedas de oro y un gran trampolín. Como El Papi ha seguido trabajando vendiendo patatas, supongo que sólo le ha tocado un trocito de una piscina… y no debe tener trampolín.

El Papi en la playa de El Puerto

Cuando éramos pequeños, los sábados y los domingos por la mañana bajábamos todos a la playa. Bueno, todos todos no, porque la abuela se quedaba arriba en el Olivino cocinando para las casi 20 personas que completábamos entonces a esos todos todos: ¡oh, maravillosos chipirones en su tinta! ¡oh, esas tortillas con bechamel!

Y el tío Urbano siempre compraba dos paquetes para todos los primos. Porque el tío Urbano era amigo de El Papi y se entendía con él aunque sólo dijera tres frases. Y nos decía: “Pero luego tenéis que comer todo lo que ponga la abuela, ¿eh?”. Y todos asentíamos mientras nos peleábamos por el único paquete que quedaba ya paseando de unas manos a otras. Es que comíamos muy rápido. A veces, con las prisas, alguna patata aterrizaba en la arena. Pero no pasaba nada, sólo se convertía en una patata crocante que estaba igual de rica aunque más crujiente (estas son las cosas que uno probaba cuando tenía que pelearse por dos paquetes de patatas con todos sus primos).

El Papi a veces también pasa en silencio, sin voz, sin boomerang, rápido, con su cesta de mimbre vacía… aunque últimamente ha cambiado la cesta por un bolso de cuadros acorde con los nuevos tiempos. Cuando eso pasa, sabes que va de vuelta a cargar la cesta y la voz para seguir vendiendo y para volver a lanzar el boomerang sonoro que resuene por toda la playa, nunca más allá de los pisos, nunca más allá de las rocas de La Calita.

De nudos negros y carreteras que irían al Olivino

“Ya”.
Colgó, se acurrucó en el sofá rápido. Pero no había lágrimas ni nada.
Estaban ahí porque notaba el nudo de la garganta. De esos que aprietan hacia arriba.
Saltó del sofá, miró a su alrededor. La maleta. Sí, eso. La maleta.
¿Pantalón y camisa? ¿Camiseta con chaqueta? ¿O una falda y…?
Vació el armario en la maleta. El nudo seguía apretando, ahora hacia atrás.
Cogió el móvil, miró a su alrededor. Un primo, una prima… un hermano… India.
Aviones, trenes… pero no, decidió coger el coche. Las llaves estaban en la tercera balda de la estantería.
Colgando, Darth Vader Lego, de negro. Porque Darth Vader viste de negro. Cogió el abrigo negro.
Un limbo de 6 horas de coche, de colgar, de dormir, de mirar hacia atrás.
Y el coche bordeó  Jerez. Y paró en el principio de la carretera hacia el Olivino.
La diferencia era que esta vez era más final que principio.
Miró a su alrededor y se derrumbó.
“Ya”.
Y el nudo de la garganta se soltó.

Al abuelo Carlos 4 años después


¿Aleluya?*

Nota: se aconseja reproducir durante la lectura la versión de Hallelujah de Jeff Buckley.

Lunes
Anticipando
Libertad.
Encerrada dentro,
Lindando en el encuentro.
Una del todo.
Yo, así.
Allá.

Jueves
Ansiosamente
Laboriosa.
Encierro y voluntario
Lejos del todo.
Unidad, individual.
Yo, así.
Aquí.

Domingo
Ansiando
Lentitud.
Encierro forzoso
Liberando anhelo.
Única en el todo.
Yo, así.
Allí.

*Aleluya: del lat. bíblico halleluia, y este del hebr. hallĕlū yăh, alabad a Dios.
        2. interj. U. para demostrar júbilo.

La ola

La pequeña Carlota vivía al lado del mar,

Y todas las mañanas paseaba para oírlo susurrar.

Donde rompían las olas siempre podía ver

Lindas caracolas que no se podían mover.

Las cogía suavemente y acercaba su oreja

Así le parecía que el mar no podía tener rejas.

Y entonces Carlota pensaba que el mar era un amigo

Y se lanzaba de cabeza sin miedo a pasar fresquito.

Hasta que un día estando en la orilla del mar

Fue el propio mar quien se le quiso acercar.

Las caracolas nerviosas golpearon en sus pies,

Mientras la pequeña Carlota sonreía de placer.

Y es que una gran ola cayó sobre su cabeza,

Mientras el mar se embravecía al ver su proeza.

Y entonces Carlota pensó que el mar era su amigo

Y se zambulló tranquila sin miedo a pasar fresquito.

Carlota, contenta, nadó hacia alta mar

Y dijo que a tierra no quería regresar.

El mar muy alegre la convirtió en sirena,

Y desde entonces Carlota nada sin fronteras.

Carlota, ahora, le oye todo el rato susurrar,

Y vive contenta con las caracolas en el fondo del mar.

El día que Poc se perdió / The day Poc got lost

La historia de una pulga con ganas de conocer mundo y un lince con ganas de encontrar el hogar ideal; la historia de una pulga que desaparece un buen día y un lince que decide buscarle… pero, sobre todo, la historia de dos amigos que se cuidan: El día que Poc se perdió.

The story of a tick willing to go around the world and a lynx willing to find the best home to live; the story of a tick that dissapears one day and a lynx that decides to look for him… but, above all, the story of two friends taking care of each other: The day Poc got lost.

Una servidora ha dado vida a estos animales a través de las palabras y Maite Mutuberria les ha dado forma con las ilustraciones y el diseño (grande el trabajo de Maite).

Por diferentes motivos, el cuento completo no está disponible on-line pero si quieres ver más del proyecto, apadrinarlo o comprarlo, ponte en contacto con nosotras y te informaremos encantadas ^_^

I’ve given life to these animals through the words and Maite Mutuberria has given shape to them with her illustrations and design (great work BTW).

The tale is not available on-line but if you want to see more about the project, sponsor it or even buy it, let us know and we’ll be happy to give you more info ^_^